Archivo para la categoría Las vanguardias

La dona artista i el poder: homenatge a Camille Claudel

Os dejo una charla interesantísima sobre la relación entre mujeres y poder y sobre la vida de la gran escultora Camille Claudel (1864-1943):

La dona artista i el poder: Homenatge a Camille Claudel

Anuncios

Deja un comentario

Arshile Gorky: Uno de los primeros abstractos en EEUU

Arshile Gorky tuvo una vida excesivamente difícil con cambios de país, de familia y de identidad incluidos. Cuando conoció a André Breton en 1944 éste dijo que Arshile era el gran surrealista americano. Desde luego que, en su época y en EEUU, su obra no podía dejar indiferente a nadie.
Descubre más aquí

Arshile Gorky: Nighttime, enigma and nostalgia. 1932-1934

Deja un comentario

La dama oscura y el hombre nuevo

Dalí: Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo. 1943. Museo Dalí. St. Petersburg. Florida.

LA DAMA OSCURA Y EL HOMBRE NUEVO

¿Quién mató su ilusión?

¿Quién burló su sueño?

¿Quién hipotecó su risa embargando sus ganas de asomarse al mundo?

¿Por quién mojaba su mirada?

Fue la Dama Oscura

Esta es la historia de un hombre que salió al mundo, después de una larga lucha personal, una travesía por el más destructor de los caminos, esta es la historia que salió de un mundo roto, carente de toda magia,para llegar a otro, al Mundo Nuevo. La suerte quiso burlarse del Hombre topándose con la Dama Oscura en su camino, o tal vez fue el destino el que quiso que ese cruce se produjera.

La Dama apareció un día, y llegó para quedarse. No hubo presentaciones, su omnipresente existencia iba a acompañar al Hombre Nuevo por un largo periodo, tal vez para toda la vida, ¿Quién es ese ente que vino sin apenas avisar? ¿Quién es esa mujer que se manifiesta en el cuerpo del Hombre Nuevo y no se deja ver tan fácilmente? Es la Dama Oscura, el más aterrador ser con el que alguien quisera encontrarse.

Parece que Dalí supo representar a la perfección la historia que quiero contaros, la de la Dama y el Hombre Nuevo. Probablemente lo que el autor quiso expresar dista mucho de lo que yo voy a contaros aquí, pues no pretendo, en absoluto, hacer una interpretación objetiva del cuadro, más todo lo contrario, lo que voy a contar es una profunda representación de lo que esta imagen simboliza en el terreno más personal de mi ser. Sea como fuere, os voy a presentar un relato a través de lo que el genio plasmó en ésta, su obra, desarrollada en 1943 durante su estancia en Estados Unidos.

Todo transcurre con tranquilidad, la vida del Hombre antiguo surgía sin mayores pretensiones, siguiendo el rumbo establecido y dejándose llevar por el transcurso de los hechos, nada hacía presagiar la tormenta. Sentado en un banco, una noche de verano, comenzó el dolor, el cuerpo del Hombre empezó a entumecerse, sus huesos estaban entumecidos y sus articulaciones se inflamaron. El dolor no se fue, durante los días siguientes el mal articular persistió, y así aprendió a vivir, día tras día, mes tras mes, convirtiendo ese estado permanente en un auténtico calvario. Era tan grande la desesperanza que sus fuerzas cada vez se sentían más agotadas, convirtiéndose, de algún modo, en su propio enemigo, acorralado por el miedo, amenazado por la locura. ¿Quién podía saportar tanta tortura? Las fiebres llegaron luego, así como las manchas en la piel, la caída del cabello, las llagas de las encías o la bajada de los niveles en la sangre. Las noches en vela siempre estuvieron. ¿Quién le estaba robando el alma? La Dama, camaleónica en sus formas y despiadada en sus actos, estaba detrás, actando sin reparo. En el cuadro podemos ver representada a la Dama Oscura, un ser de aterradora fachada y de sexo indefinido, que apunta duramente con el dedo al Hombre, condenándole a la más grande de las pesadillas, un desasosiego que durará por un periodo de al menos dos años. Y así pasó el tiempo, mil síntomas surgían a capricho de la Dama, ella apuntaba y un nuevo suplicio se manifestaba en el cuerpo del Hombre. Al llegar la noche el Hombre se abrazaba a la luna, refugio en la tormenta, y conversaba con ella, convirtiéndose en su mayor cómpice, en su noble paño de lágrimas.

La tortura de la Dama, y sus síntomas, se ve representada en la obra a través de las articulaciones del Hombre, claramente definidas e inflamadas en el huevo; y del brote de sangre que se desvanece del mismo. El sufrimiento se plasma analizando la posición y movimientos del Hombre, que ponen de manifiesto todo su esfuerzo por huir de tal padecimiento y para salir al Mundo Nuevo.

El Hombre convirtió su vida en un reto: Desvelar el nombre de esa Dama misteriosa, aceptar su compañía eterna y aprender a convivir con ella. A cambio la Dama debería dejar de apuntar y torturar, sólo su presencia bastaba para la vida del Hombre Nuevo.

No se sabe si el Hombre consiguió aprender a vivir con ella tras salir del cascarón del huevo, lo que sí se sabe es que, de un mundo caótico, nació un hombre, lejos de ser un bebé indefenso y desvalido, una persona madura, con capacidad de reflexión, que conoce de dónde viene y en qué lugar se encuentra. Resulta paradójico que después de tanto dolor emerja un Hombre Nuevo pues, tal y como he explicado, pudiera parecer que el Hombre esta recibiendo el mayor de los castigos por parte de la Dama. Pero más allá de un castigo, lo que el Hombre estaba cobrando era la mayor leción de su vida.

Ya nada puede concebirse igual cuando es tan grande la agonía, cuando cuesta tanto mantenerse en pie. Fue entonces cuando el hombre decidió ser parte activa en todo esto. Así fue cómo decidió jugar con el único fin de ganarle la batalla a la Dama. El hombre endureció su piel hasta convertirla en hierro, aceptó soportar los golper y sentenció no rendirse.

El miedo siempre estuvo presente, protector y enemigo a la vez. En la obra de Dalí observamos un niño temeroso, oculto tras la Dama, observando el nacimiento del Hombre Nuevo en el huevo, elemento persistente en la obra de Dalí que simboliza, en esta histori y en muchas culturas, el alma.

Cuando el hombre fue capaz de comprender que, de todo lo vivido, podía extraer grandes riquezas personales, llegó el agradecimiento, y con él, la bendición de que llegara una Dama, de nombre Lupus, que permitiera al Hombre ir a por la vida con otros ojos, con un saco cargado de experiencias. Lejos de reproches, el Hombre, ahora, es capaz de reconocer haber recibido un gran aleccionamiento.

Si observamos la obra del autor, vemos una manta blanca que protege al huevo. Podemos pensar que este ropaje ha salvaguardado todo este tiempo al Hombre Nuevo y lo ha cuidado esmeradamente en forma de personas que se encargaron de levantarlo cuando éste caía.

Para terminar la historia, y la interpretación de esta obra, desearía hacer una mención al elemento superior del cuadro, arriba, vemos un viejo paracaídas que ha dejado caer al huevo, esta es una de las múltiples representaciones que la literatura del arte ha hecho de la obra del autor. En nuestra historia este paracaídas representa “el chaparrón”, dicho en términos vulgares, una mancha oscura, como una nube de un chubasco, que no se marchará hasta que no se difumine el ambiente y la Dama deje de apuntar.

Pero todo tiene su fin, nada puede durar enternamente, la tortura del Hombre tampoco. Y así fue, gracias a la manta, a la fe, la paciencia y el coraje del Hombre, éste logró romper el huevo, cargarse de energía y decidir salir al Nuevo Mundo, con la Dama de acompañante.

Quisiera hacer mención a unos versos de Machado que daban fuerzas al Hombre cuando las cosas se torcían por completo: “Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos…” y, como decía el poema, “golpe a golpe”, el hombre fue atravesando el camino hasta convertirse en el Hombre Nuevo.

Me presentaré, yo soy el Hombre Nuevo.

Hasta el momento del fallo del concurso “Escribir el arte” no se mostrarán los nombres de los autores de los textos

1 comentario

Roland Barthes: “La muerte del autor”

Roland Barthes es uno de los teóricos de la literatura y del arte imprescindibles para comprender muchos fenómenos actuales y del siglo XX. Descarga aquí el artículo “La muerte del autor” de 1968 en pdf.

 

Roland Barthes – La muerte del autor

Deja un comentario

Las palabras y las imágenes

<< En diciembre de 1929, dos años después de enrolarse en las filas del grpo surrealista de París, René Magritte publicaba en La Revolución Surrealista su principal contribución a la revista que servía de órgano de expresión del grupo. Se trataba de un recuadro que, bajo el título Las palabras y las imágenes recogía dieciocho viñetas comentadas por breves textos axiomáticos. Así “un objeto no cumple jamás la misma función que su nombre o su imagen” se ilustra con un caballo, su efigie pintada en un cuadro y un personaje diciendo la palabra “caballo”; “un objeto no guarda tan estrecha relación con su nombre que no se pueda encontrar otro que le convenga mejor”, está seguido del dibujo de una hoja y la palabra “cañón”; una mujer diciendo “el sol” se glosa con la frase “una palabra puede sustituir a un objeto en la realidad” y así sucesivamente. Este sencillo manifiesto da idea cabal de la naturaleza de toda la pintura de René Magritte.>>

En VV. AA: René Magritte. Ediciones Poligrafía. Barcelona. 1994

, , ,

Deja un comentario

El catálogo del Musée d’Orsay

El Musée d’Orsay es el lugar de referencia para los amantes del arte de la segunda mitad del siglo XIX y principios del s. XX. En su página web podemos consultar el catálogo a través de un buscador de obras, artistas o lugares representados. La mayoría de las obras vienen además con un pequeño comentario.

Catalogo web del Musée d’Orsay

, ,

Deja un comentario

El desarrollo del arte abstracto

Diagrama sobre la evolución del arte abstracto desde 1890.

,

Deja un comentario