Archivo para la categoría cursos de arte

Filthy Luker: Transformando con humor la vida cotidiana

Hay muchas formas de levantarse por la mañana, pero desde luego que si lo haces viendo algunas de las intervenciones de Filthy Luker lo harás con buen humor:

Descúbrelo aquí

 

Anuncios

Deja un comentario

David Hockney: De la tela al pixel

El artista inglés busca una nueva renovación de la pintura.

Descúbrelo

Deja un comentario

ARTE EFÍMERO: NIMBUS

El arte más efímero: Creación de nubes con vapor de agua:

Míralo aquí

1 comentario

Arte urbano 2011

Aquí se pueden ver imágenes muy interesantes de arte urbano de 2011.

Presentación en powerpoint:

Urban Art – Best of 2011

Deja un comentario

Arte callejero: “Out through the gift shop”

Out throgh the gift shop (Salida por la tienda de regalos) es un documento fundamental no sólo sobre el mundo del arte callejero y del graffiti sino también sobre el arte contemporáneo, la publicidad, la relación del arte con la sociedad y la influencia del mercado y las promociones sobre los artistas y el público. Desde el taller de Historia del Arte recomendamos encarecidamente que lo veais.

Enlace del vídeo subtitulado en español

Banksy

Deja un comentario

Paul Gauguin: “La visión tras el sermón” o “La lucha de Jacob con el ángel”

Ha habido un error que intentaremos solucionar cuanto antes. El texto no se ve directamente pero lo podéis encontrar en el siguiente enlace:

LA VISION TRAS EL SERMON O LA LUCHA DE JACOB CON EL ANGEL

1 comentario

“Noche estrellada” de Vincent Van Gogh

No recuerdo bien cuando comencé a sentir curiosidad por la obra de Vincent Van Gogh pero sí recuerdo que los primeros cuadros que vi me causaron una gran impresión por la fuerza que de ellos se desprende. Sus trazos, el grosor de la pintura, la forma de mostrar paisajes y situaciones, incluso las representaciones de lo más cotidiano o de lugares tan lúgubres como los sanatorios en esa época desprenden una fuerza y una calidad del color inusuales.

De toda su obra es muy difícil destacar una como la mejor pero para mí sí hay una que no deja de asombrarme. No es ninguna de sus pinturas coloristas, donde muestra el sol en plenitud, o los campos y las flores con el esplendor propio de la naturaleza, es todo lo contrario, uno de sus cuadros nocturnos, y quiero remarcar lo de nocturno, porque ello no significa que sea oscuro o falto de detalles, nada más lejos.

En la “Noche estrellada” la naturaleza estalla, despliega su energía y exhibe todo su esplendor. La oscuridad propia de la hora de la noche que representa la obra se rompe con la luz que desprende ese magnífico cielo.

De esta obra pueden sacarse muchas impresiones, hay quien otorga un papel predominante a los cipreses, el propio Van Gogh en una de las cartas que le dirigió a su hermano Theo le dice: “nadie ha pintado nunca los cipreses como yo”, y es cierto, nadie hasta entones lo había hecho de esa manera, tampoco nunca nadie había pintado un cielo como ese y hasta los más entendidos en su obra tienen diferentes puntos de vista sobre su significado.

Esta obra fue pintada en junio de 1889, durante el espacio de tiempo en que se recluyó en el sanatorio de Saint-Rémy en la Provenza y justo un año antes de su suicidio. Era el paisaje que contemplaba a través de la ventana de su habitación donde pasó largo tiempo debido a sus frecuentes ataques.

Para algunos críticos el cuadro representa una noche real, quizás entre el 14 y el 19 de junio, ya que hay notas sobre astronomía que dan como algo cierto la disposición de las estrellas tal y como están representadas en la obra. Para otros es la interpretación un tanto romántica del estado de ánimo del artista, de su punto de vista particular sobre la muerte representada por el ciprés y sobre el conjunto de ese paisaje, en el que la iglesia y los hombres quedan empequeñecidos ante la magnitud de los fenómenos naturales.

En el conjunto del cuadro hay quien también quiere ver la influencia de la formación religiosa de Van Gogh en la representación de los cipreses, como un alegoría a la iglesia y las estrellas como la representación del sueño bíblico de José que se relata en el Génesis (30,10), donde éste cuenta a sus hermanos que ha tenido un sueño en el que el sol, la luna y once estrellas se postraban a sus pies, y del que sus hermanos, tras conocer ese sueño, se muestran envidiosos de él y planean más tarde su muerte.

De lo que puede deducirse a simple vista y siendo sólo un simple observador es que la línea baja del horizonte da protagonismo al cielo y la presencia de los cipreses crea un punto de perspectiva imponente sobre la población y da profundidad al conjunto del que se destaca la iglesia. Por el lado derecho el cuadro se equilibra con la presencia de la luna-sol, dejando todo el protagonsimo al magnífico cielo estrellado. El volumen de la pincelada junto con los grandes remolinos crea una sensación de dramatismo en la obra, acrecentada por esos tonos de color azul, morado y amarillo, tan expresivos.

Por lo que sabemos de Van Gogh su vida fue una de las más dramáticas de los personajes que se han dedicado al mundo de la pintura, aquejado por algún tipo de desequilibrio no muy bien definido todavía, su angustia y su ansiedad, la pasión con que se enfrentaba a las situaciones más dispares, las emociones que todo lo que le envolvía le generaban y el intento de expresar todo este mundo interior dieron como resultado un volumen ingente de obras de arte entre dibujos y pinturas, todas cargadas de una expresividad y sentimientos difíciles de comprender.

Su poca capacidad para relacionarse con los demás no le ayudó a la hora de que su obra se valorara como tal y tuvieron que pasar muchos años para que se comenzara a tomar en cuenta su estilo, la fuerza de su trazo, la luminosidad del color y la expresividad interior que se aprecia en sus obras; en las que parece que las figuras o las imágenes adquieran vida propia y quieran formar parte activa de la historia que representan y que hacen que hoy en día esté considerado como uno de los grandes de la pintura de todas las épocas.

Yo quiero imaginar que ese ciprés alargado es el propio pintor, con sus miedos y pesadumbres, con el aislamiento que lo envuelve en su mundo interior, con ese aspecto de sombra oscura y alargada que se eleva hacia las estrellas llenas de luz y poder busando una respuesta a sus preguntas y un reconocimiento a su obra que nunca vio en vida, unas estrellas que sí lo ven, lo ven y lo hacen destacar en ese cielo turbulento que representa su vida y le dan el mérito que los demás le niegan, haciendo que los otros elementos del cuadro queden empequeñecidos ante ese ciprés. Las montañas, las casas e incluso las personas que las habitan, todo es una vaga presencia lejana ante ese ciprés iluminado por las enormes estrellas.

Tal vez Vincent mirando esas estrellas oyese en su imaginación algo así como “no importa, ellos ahora no saben apreciar tu obra, pero no lo dudes, ese momento llegará, la de ningún otro brillará tanto como la tuya y nosotras estaremos aquí para dar fe de ello”, y en verdad la dan.

 

… … …

Hasta el momento del fallo del concurso “Escribir el arte” no se mostrará el nobre de los autores de los textos.

Deja un comentario